CÁLCULO DE GASTO ENERGÉTICO: ECUACIÓN HARRIS-BENEDICT + CALCULADORA

Figura 1. una adecuada planificación dietética, requiere conocer los requisitos energéticos

Introducción

Actualmente, el método más viable para realizar el cálculo de los requerimientos energéticos de un individuo, debido a su su uso sencillo, nulo costo y actividad mínima requerida por la persona que está siendo valorada y el aplicador, es el uso de las ecuaciones predictivas(1).

Con esta entrada, iniciamos el análisis de las características más relevantes de las principales ecuaciones predictivas y de interés en el ámbito dietético. A continuación vamos a abordar la ecuación de Harris-Benedict, y así mismo al final del artículo, te voy a regalar la descarga de una calculadora tipo excel para el uso de esta ecuación.

La ecuación

La ecuación de Harris-Benedict fue publicada en el año 1919, se diseñó para realizar el cálculo del Gasto Energético Basal (GEB)(2)(3), fue creada por Arthur Harris y Francis G. Benedict como resultado de sus investigaciones en el Laboratorio de Nutrición del Carnegie Institution en Boston, usando como variables: peso, talla, edad, crearon una ecuación para cada sexo, indicando su uso para personas con un peso corporal entre 25 y 124,9 kilos y de una estatura de 1.51 metros a 2 metros y de 21 a 70 años, usando población estadounidense para la realización de esta fórmula(3); para su estudio se midió el Gasto energético basal de 136 hombres y 103 mujeres(4)

A partir del uso de métodos estadísticos, es como surgieron las siguientes ecuaciones(4):

Hombres 

GEB = 66.4730+(13.7516 x P)+ (5.0033 x T)– (6.7759 x E) 

Mujeres 

GEB = 665.0955 + (9.5634 x P) + (1.8496 x T) – (4.6756 x E) 

En las que:

GEB= Gasto energético basal P = peso en Kg, T = talla en cm, E = edad en años

Consideraciones en el uso de esta fórmula

Es importante considerar que esta fórmula nos permite calcular el gasto energético basal, por lo que para conocer el gasto energético total, es necesario el cálculo del gasto energético por actividad física, el efecto termogénico de los alimentos y en su caso el factor de estrés (en el caso de alguna patología o alguna condición especial a la que sea sometido el organismo, p.e. una quemadura).

Al igual que con cualquier otra fórmula predictiva, es importante considerar las características del grupo de estudio tales como: características raciales, rango de edad e índice de masa corporal, por lo que es probable encontrar errores en el cálculo del gasto energético basal por este hecho(5), así mismo los hábitos y características de la población actual y la población usada en el estudio son distintos, tanto en actividad física (con una clara tendencia al sedentarismo en la población actual), el tipo de dieta y la esperanza de vida(3) estas y otras características, podrían explicar que en diversos estudios se haya encontrado que esta puede sobreestimar el Gasto energético basal, así mismo se ha encontrado que cuando se emplea en individuos con sobrepeso y obesidad y se utiliza el peso ajustado se reduce el riesgo de sobreestimación pero se incrementa el error máximo de infraestimación, se ha propuesto que esta fórmula debería ser reevaluada al ser la población estadounidense distinta a cuando fue elaborada la fórmula(2).

Otra estrategia usada para estimar de manera más precisa los requisitos energéticos en obesos, adicional a usar el peso ajustado, es emplear en la fórmula la masa libre de grasa(2)

Para descargar la calculadora basada en este par de ecuaciones, presiona el siguiente botón:

O copia y pega el siguiente link:

https://docs.google.com/spreadsheets/d/1xZNQkmi1rZT4Z1yQggjiekwTRp_owVmiIJQNqR0O0Qk/edit?usp=sharing

REFERENCIAS

  1. Becerril-Sánchez, M. E., Flores-Reyes, M., Ramos-Ibáñez, N., & Ortiz-Hernández, L. (2015). Ecuaciones de predicción del gasto de energía en reposo en escolares de la Ciudad de México. Acta pediátrica de México, 36(3), 147-157.
  2. Calleja Fernández, A., Vidal Casariego, A., & Ballesteros Pomar, M.ª D.. (2012). Estudio comparativo del cálculo del gasto energético total mediante Sense Wear Armband y la ecuación de Harris-Benedict en población sana ambulatoria: utilidad en la práctica clínica. Nutrición Hospitalaria, 27(4), 1244-1247. https://dx.doi.org/10.3305/nh.2012.27.4.5823
  3. López E, Miguel Ángel, & Valenzuela M, Pamela Elizabeth. (2007). NUEVA FÓRMULA PARA MEJORAR LA ESTIMACIÓN DEL GASTO ENERGÉTICO BASAL EN ADULTOS DE CHILLÁN. Revista chilena de nutrición, 34(4), 338-345. https://dx.doi.org/10.4067/S0717-75182007000400007
  4. Vargas, M., Lancheros, L., & Barrera, M. D. P. (2011). Gasto energético en reposo y composición corporal en adultos. Revista de la Facultad de Medicina, 59(1), 43-58.
  5. Carrasco N, Fernando, Reyes S, Eliana, Núñez B, Cherie, Riedemann S, Karen, Rimler S, Olga, Sánchez G, Gabriela, & Sarrat G, Gabriela. (2002). Gasto energético de reposo medido en obesos y no obesos: comparación con la estimación por fórmulas y ecuaciones propuestas para población chilena. Revista médica de Chile, 130(1), 51-60. https://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872002000100007

FIGURAS

Figura 1. Brooke Lark (2017) sin titulo, recuperado de: https://unsplash.com/photos/nTZOILVZuOg/

Sígueme en instagram: @javiersantos.blog

2 comentarios sobre “CÁLCULO DE GASTO ENERGÉTICO: ECUACIÓN HARRIS-BENEDICT + CALCULADORA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .